AHORA QUE HAY CONFIANZA, ME EXPONGO SIN MIEDO A VUESTRA VALORACIÓN



Sabíais que a través del análisis de la ejecución de la sentadilla con los brazos por encima de la cabeza es posible obtener un excelente diagnostico postural ? En la búsqueda de una función adecuada que optimice el rendimiento neuromuscular y preserve la salud articular, la evaluación postural por medio del movimiento permite detectar restricciones de movilidad y limitaciones de rendimiento desvelando además, los patrones compensatorios asociados. Todo ello en un contexto de interacción funcional real que integra a todos los componentes de la cadena cinética.



Y por qué emplear una sentadilla como medio de valoración? Desde el punto de vista biomecánico, el gesto de sentarse y/o levantarse representa un esquema motor cuya ejecución impone un nivel básico de movilidad, coordinación y control neuromuscular, esencial en las actividades del día a día: rendimiento muscular, amplitud de flexión y coordinación de las articulaciones del tren inferior, interacción lumbopélvica, etc. El hecho de incorporar a la prueba, la elevación de brazos en flexión máxima, permite valorar el comportamiento de la mitad superior del cuerpo especialmente de columna dorsal y cintura escapular / hombro.

Voluntarios para la valoración? Venga, yo mismo que me hace ilusión ! Os prometo que no hay trampa ni cartón …

Es importante observar el movimiento en tres proyecciones a fin de detectar al máximo las alteraciones posturales: anterior, posterior y lateral. La acción comienza con los pies paralelos a la anchura de la cadera y una flexión máxima de hombros con codos completamente extendidos. Es importante indicar que los brazos se deben de mantener alineados con las orejas durante toda la ejecución de la prueba. El sujeto realiza varias repeticiones, descendiendo el máximo posible y pausando brevemente en la posición final.



Comenzando por la vista lateral se observa una inclinación anterior excesiva de tronco y brazos. La inclinación del tronco se valora en relación a la posición de la tibia ( debiendo permanecer ambos segmentos paralelos) y los brazos en relación a su alineación con el tronco. En la posición inicial ( antes de comenzar la sentadilla) con los brazos levantados, es posible ocultar una limitación en flexión máxima de hombros a través de una hiperextensión lumbar. No obstante a medida que flexionamos la cadera, la región lumbar debe de flexionarse igualmente ( especialmente a partir de una amplitud de 60-90o de flexión), impidiendo su contribución sustitutoria al movimiento de brazos; por lo tanto la restricción se desvela y los brazos caen por delante del tronco. Las posibles causas: acortamiento de la musculatura dorsal y pectoral y limitación de la extensión torácica. En la relación a la columnar lumbar, se puede ver una perdida completa de la lordosis lumbar (flexión quizás ligeramente excesiva), posiblemente asociada a un acortamiento del músculo isquiotibial. Con respecto a la inclinación del tronco los motivos pueden ser varios… Una restricción en la flexióndorsal ( desplazamiento anterior de la tibia sobre el pie) conlleva una inclinación anterior del tronco a fin de equilibrar la línea de gravedad sobre la base de apoyo. En esta posición el momento de flexión con respecto a la cadera aumenta en relación a la rodilla, pudiendo ocultar una debilidad del cuadriceps en relación al glúteo. La inclinación excesiva del tronco también puede sugerir que existe una retracción en los flexores de la cadera, especialmente del músculo recto anterior. Evidentemente ante una flexión exagerada del tronco, la cabeza adopta una posición protruida para mantener el equilibrio entre segmentos ( si trataba de flexionar la región cervical me caía hacia delante) y vía refleja activar la cadena extensora (frenando el momento de flexión impuesto por el desplazamiento anterior del tronco y brazos). Si repetimos la valoración elevando ligeramente los talones sobre una madera o discos, se reduce la demanda de flexión dorsal y si el tronco mantiene una mayor verticalidad nos queda claro que existe un acortamiento en los gemelos. Concluyendo el análisis lateral en nota positiva: la amplitud de 90o se considera óptima.

Pasando ahora a la proyección frontal y comenzando por los brazos, volvemos a observar una perdida considerable de la alineación tanto a nivel del hombros como en codo (restricciones en pectoral, dorsal, tríceps). Bajamos a los pies: curiosamente el debo gordo de ambos pies está completamente extendido ( no es de extrañar que siempre rompa mis ASICS a la altura del dedo gordo, especialmente en el pie derecho).



Es probable que el flexor largo del dedo gordono esté rindiendo correctamente a consecuencia de un extensor facilitado que puede hallarse compensando la acción de un músculo tibial debilitado ( principal encargado de decelerar la pronación). El flexor del dedo gordo colabora como flexor plantar, pero su función más relevante es la de sostén o sujeción del arco interno del pie, controlando el grado de pronación enlafase de apoyo. Continuando el ciclo de la marcha, a medida que el talón se separa del suelo desplazando el peso hacia el antepié, la supinación transfiere la carga hacia el dedo gordo que potencia la propulsión final del pie (separándose en último lugar del suelo). Vaya al parecer debo de tener una mecánica podal bastante defectuosa …

Además del dedo gordo. también se observa como el resto de dedos del pie tienden a levantarse ligeramente ya que ante una posible limitación en el desplazamiento anterior de la tibia sobre el pie, se tiende a “caerse hacia atrás” por lo quetanto el músculo tibial como el conjunto de extensores de los dedos deben de frenar la flexión plantar ( con razón notaba una tensión enorme en la zona anterior de la tibia).

Continuando con la evaluación frontal vemos como el pie derecho rota externamente quizás tratando de ampliar el movimiento a otros planos ya que la acción puramente sagital de flexión dorsal se encuentra limitada. Mirando al funcionamiento colectivo de la extremidad inferior, el movimiento lateral del pie puede ser producto de un desequilibrio muscular asociado principalmente a un exceso de actividad del tensor de la fascia lata, bíceps corto y peroneo que se acompaña de debilidad en el glúteo medio, tibial posterior e isquiotibial interno. Este patrón de desequilibrio queda corroborado observando la perdida de alineación de la rodilla derecha (trayectoria medial de la rótula). Como ya mencionamos tanto los rotadores laterales y aductores de la cadera como los músculos supinadores del pie influencian la posición de la articulación femororrotuliana.

Bueno creo que tenemos suficiente por hoy. En un par de días continuo con mi autovaloración; aún nos queda la visión posterior que en mi caso, resulta ser la más interesante ….